16 de diciembre de 2017

Un mural muestra la Buenos Aires de 1915 como captada por un drone



Mide 12 metros de largo por 1,46 de alto y fue exhibido por única vez en Estados Unidos, en el Pabellón Argentino de la Exposición Internacional “Panamá – Pacífico” en la ciudad de San Francisco en 1915. La obra, que presenta a Buenos Aires desde una vista aérea panorámica desde el Riachuelo al barrio de Palermo. fue realizada por Jean Desiré Dulin (1839-1919), un artista y cartógrafo francés nacido en Burdeos, que llegó a nuestra ciudad a los veinte años y a los pocos meses ya había presentado una imagen litográfica que representa al viejo muelle de la Aduana.

El mural, que fue donado a la ciudad para ser incorporado a su patrimonio cultural y se exhibe en el Museo Histórico Cornelio de Saavedra, fue trabajado en temple-témpera y tintas artísticas en una única pieza de papel, cuyo margen de equivocación era limitado, ya que de producirse un mínimo error implicaba tirar todo el trabajo. Al respecto, el director del museo Alberto Piñeiro, señala que "la técnica con las que Dulin hizo su Buenos Aires a vuelo de pájaro hoy nos parece bastante complicada. Pero él dibujaba el perfil de la ciudad y después se la imaginaba a la altura. No hay constancia de que haya sido auxiliado por globos aerostáticos, que es lo único que podría haber existido en 1860, cuando hizo sus primeros trabajos. Además, al ser cartógrafo, mezclaba el dibujo con la cartografía y no es tan complicado imaginarse esas vistas" que parecen tomadas fotográficamente desde un drone.

Jean Desiré Dulin en 1859
En cuanto a lo que uno puede ver en el mural, se destaca una particularidad enfatizada por Piñeiro. Es la siguiente: la obra refleja una Buenos Aires en 1915 y es una Buenos Aires muy curiosa porque, a diferencia de una fotografía que congela el momento exacto en que se la toma, Dulin nos presenta el presente pero también el futuro, ya que hay proyectos que están incorporados en la obra como si ya estuvieran concretados. De esta forma, la pieza monumental contiene representaciones de trazos urbanos que por entonces no existían, estaban en proceso de construcción o eran sólo un proyecto. "Por ejemplo, aparecen la avenida 9 de Julio, las diagonales o edificios que todavía no se han terminado de construir y ahora no están, o algunos como el monumento que se iba a poner en la Plaza de Mayo, referido al Centenario de la Revolución de Mayo, que nunca llegó a concretarse. Por eso esta obra es un resumen del pasado, del presente y del futuro de la ciudad", recalca Piñeiro.

Ahora, la gigantesca y curiosa pieza de Dulin puede ser observada con detenimiento en una de las salas del Museo Saavedra (Crisólogo Larralde 6309) hasta el 8 de abril de 2018, dónde también se exhiben otros trabajos del artista como, por ejemplo, la recepción de los restos de Juan Lavalle, en 1861; o la llegada de las fuerzas de Bartolomé Mitre después de la batalla de Pavón, que fueron recibidas en el muelle de pasajeros con un desfile y bombas de estruendo en 1862.


Detalles del Mural de Dulin

El sur de la ciudad, con el Riachuelo a la izquierda, en un detalle del mural de Dulin
En otro detalle del Mural se observa lo que hoy es Puerto Madero y en línea recta hacia arriba la Casa de Gobierno, la Plaza de Mayo y atrás el Palacio del Congreso Nacional.
Otros cuadros de Jean Desiré Dulin sobre Buenos Aires

La primera obra de Dulin a su llegada a Buenos Aires en 1859 muestra el muelle de la Aduana vieja
Desembarco de las tropas de Mitre luego de la Batalla de Pavón en 1862