28 de diciembre de 2017

Jorge Luis Borges, el latinoamericano más traducido al chino


Juan Manuel Cortelletti, agregado cultural argentino en la Embajada Argentina en China, acaba de hacer un aporte poco conocido entre los seguidores de las letras latinoamericanas en el mundo. En tal sentido, el diplomático señala que Lou Yu, traductora de Ricardo Piglia y una de las principales expertas en literatura hispanoamericana de China, "resolvió la polémica con datos duros". En 2016, en ocasión del Año del Intercambio Cultural China-América Latina, relevó todos los libros latinoamericanos traducidos al chino y efectivamente publicados desde octubre de 1949, fecha fundacional de la República Popular. Y de allí arribó a una conclusión más que alentadora para los argentinos. "Con 115 libros, nuestra literatura es la más traducida en términos generales, y Borges quedó en primer lugar como autor individual, con sus obras completas ya publicadas. Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares siguen al autor de Ficciones en el ranking, mientras que otros países cuya literatura alcanzó gran visibilidad son Chile, Colombia, México y Perú, con Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Mario Vargas Llosa como figuras destacadas", precisa Cortelletti basado en la investigación de Lou Yu.

El agregado cultural argentino en China revela además que un dato de interés adicional es la diversidad de escritores argentinos disponibles además de los ya mencionados. En tal sentido, los chinos pueden leer en su idioma a José Hernández, Ricardo Güiraldes, Manuel Puig, Ernesto Sábato, César Aira, Guillermo Martínez y Andrés Neuman, entre muchos otros. "Lou Yu concluyó en su investigación -en proceso de traducción al español-, que el verdadero auge de la literatura latinoamericana en China se dio recién a partir del año 2000. De un total de 714 libros publicados, 355 se editaron en el siglo XXI. Esto responde, según la experta, a que entre 1949 y 1978 primaba el concepto de ´afinidad ideológica´, por lo que las obras traducidas eran de fuerte contenido anticapitalista. En 1979 y hasta 1999, con el proceso de reforma y apertura de China, el campo editorial se profesionalizó y la selección comenzó a basarse en la calidad literaria. Y el boom actual, finalmente, responde a factores como el estrechamiento de las relaciones chino-latinoamericanas y el crecimiento exponencial del estudio del español en todo el país (ya hay 82 universidades chinas que ofrecen licenciaturas en filología y literatura hispánica)".


El diplomático manifiesta que "tan local y universal a la vez, Borges genera repercusiones extraordinarias". Y al respecto pone de manifiesto dos hechos: "En Beijing, una alumna universitaria de español le dijo hace unos meses a su profesor de literatura (de nacionalidad argentina) que había comprendido mucho mejor la religión de su familia a través del libro que le había recomendado el docente. El título en cuestión: ´Qué es el budismo´, de Jorge Luis Borges y Alicia Jurado. Como parte del fenómeno, el autor argentino se convirtió también en objeto de consumo de los fanáticos. Una importante librería de la capital china, entre otros souvenirs, vende a sus clientes remeras negras con una frase en caracteres chinos blancos que dice: ´Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca´ con la firma de Jorge Luis Borges".