30 de septiembre de 2016

La llave equivocada



Si te cambian el escenario de la batalla, el sentido común indica que deberás modificar tus estrategias. Pero existe un inconveniente: los hombres tenemos una indeclinable vocación por el error gozoso y reiterado. No hay nada más patético que querer abrir una puerta que no tiene cerradura con la llave equivocada.