27 de abril de 2014

Condenan a un idiota que se comió vivo un pez

Un joven británico fue condenado a pagar 330 libras de multa, más costas, por tragarse vivo un pez de color en una cerveza. Gavin Hope, de 22 años, fue filmado en una fiesta de fin de año tomándose una jarra de cerveza con tequila, un huevo crudo, comida para peces y el pececito vivo. La increíble y bizarra situación se dio en el marco de un juego que se llama "Neknominate" y que consiste en aceptar desafíos etílicos en redes sociales.

La sociedad protectora de animales británica lanzó una campaña en enero contra este juego que suele acabar mal para los peces y esta era la primera vez que se llevaba a alguien a los tribunales. Un juez de Gateshead condenó a Hope por violar las leyes de defensa animal y calificó el acto de "estúpido". Entre las pruebas contra este imbécil se citó un informe veterinario que señaló que "el estómago constituye un lugar totalmente inapropiado para un pez de colores, condenado a una muerte lenta por el efecto combinado de la falta de oxígeno, la tasa de acidez elevada y el alcohol".