31 de marzo de 2014

No al sexo con rusos, dicen mujeres de Crimea

"No se lo dé a un ruso”, es el nombre de la campaña que busca enfrentar los apetitos rusos por el territorio ucraniano y llama la atención por sus acciones en Crimea. La campaña fue lanzada en Facebook luego de que Rusia incorporó a Crimea de manera oficial a su territorio, ignorando las protestas internacionales y generando temores de futuras intervenciones. "Usted necesita enfrentar al enemigo de la mejor manera posible”, sugieren las mujeres patriotas.

“Tratamos de hacer esto de manera provocadora porque atrae la atención”, señaló Irena Karpa, escritora ucraniana, bloguera y música. “El más profundo sentido de la campaña es no regalar la dignidad, la libertad, la patria”, añadió, luego de reconocer que personas de origen ruso participaron en la revuelta contra el presidente prorruso Viktor Yanukovich en febrero. La campaña fue iniciada por un grupo de “meritorias” mujeres, que incluye a empresarias, periodistas y escritoras, dijo Karpa.

Asimismo, la activista añadió que la frase “No se lo dé a un ruso” es una versión moderna de un verso del popular poeta ucraniano Taras Shevchenko: “Enamórense, doncellas de oscuras cejas, pero no de un ruso”. Las activistas ucranianas siguen el ejemplo de mujeres de Liberia, Kenia, Togo, Colombia y otros países que en el pasado realizaron huelgas de sexo para alejar a los hombres de la guerra. La tradición se origina en "Lisístrata", la pieza teatral de Aristófanes, donde las mujeres rechazan acostarse con sus hombres hasta que no termine la guerra del Peloponeso.