28 de febrero de 2014

Hugh Laurie: su romance con el público argentino


Por Humberto Acciarressi

Antes de hacerse internacionalmente famoso como el doctor Gregory House, el cínico, simpático y extravagante médico del hospital Princenton-Plainsboro que hasta inspiró libros de ensayos con su filosofía de "Todos mienten",. Hugh Laurie ya era un actor bastante conocido en el Reino Unido (entre otras películas trabajó en "Peter´s Friends" y en "Sense and Sensibility" con Emma Thompson, en tiempos en los que mantuvieron un romance). También se ganaba unos pesos extras versionando temas en tono de broma. Los interpretaba en los pubs londinenses, indistintamente con su guitarra, una armónica, un piano o una batería. En You Tube pueden encontrarse varias de estas presentaciones, algunas de ellas verdaderas perlitas del, entonces, futuro Dr. House. Sólo para refrescar el dato, hay que tener presente que además escribía ficción, entre ellas su novela "El vendedor de armas", editada por Planeta.

En una nota publicada en La Razón hace unos años, decíamos que Laurie no sólo era multifacético y talentoso, sino que además contaba con algo que no todos tienen: mucha suerte. Siempre ha estado dónde tuvo que estar en el momento justo. Cuando la serie iba por su octava exitosa temporada, el actor resolvió que ya era suficiente. La web se multiplicó en pedidos y ruegos para que siguiera. Pero Laurie había decidido dedicarse de lleno a su pasión jamás secundaria, aunque sí postergada por la fama inesperada del médico adicto al Vicodin: la música. Aunque ya formaba parte de la "Band from TV" (integrada por actores de series televisivas, entre ellos Jesse Spencer, es decir el doctor Chase de House M.D, que daban conciertos a beneficio), en 2011 lanzó su primer disco solista, "Let Them Talk", con quince blues tradicionales, más otros tres en la edición especial. Fue un éxito y una sorpresa. Los argentinos recordamos sus shows en el Luna Park para presentar la placa debut.

Con el entusiasmo que lo caracteriza, los millones de copias vendidas y las giras, se tradujeron en más trabajo, grabaciones de documentales sobre el jazz de New Orleands, y la edición de su segundo álbum, "Didn´t It Rain", para el que Laurie invitó a otros cantantes (como Gaby Moreno o Jean McClain), a Taj Mahal y donde también se luce la Copper Bottom Band. Ese disco devino en nuevas giras y así, dentro de unos días, aterrizará otra vez en Buenos Aires. En principio se había programado un Gran Rex para el 15 de marzo. Ahora, los organizadores anuncian que se sumó una fecha para el 16. Hace tres años, Laurie -que había comenzado un romance como actor con los espectadores argentinos- se metió al público local en el bolsillo con su piano y su guitarra. Todavía lo recordamos muy conmovido y sorprendido por eso. Ahora hay una nueva oportunidad de renovar los votos de mutuo reconocimiento. Incluso, para más datos, con un Laurie más desenvuelto que en aquellos primeros tiempos de recitales masivos.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)