27 de diciembre de 2013

"Página 12" y el bufón Daniel Paz, el fascismo "progre"


Mientras miles de vecinos de la Ciudad  Autónoma de Buenos Aires, del Gran Buenos Aires y de varias provincias sufren por los prolongados cortes de luz, producidos por la falta de inversión de las empresas monopólicas de energía y la interesada falta de controles del gobierno de los Kirchner (Néstor primero, Cristina ahora), el diario ultraoficialista "Pägina 12", que sólo se mantiene con publicidad estatal, publicó un "chiste" en el que se burla de las personas que reclaman por la falta de servicio eléctrico.

Insensible al dolor de miles de familias, de chicos y adultos, ancianos y enfermos que no pueden bajar las escaleras desde hace diez días y permanecen encerrados, Daniel Paz muestra a un hombre y una mujer, rodeados de velas y exclamando "¿Qué hemos hecho para merecer esto? Además, en la parte superior del cuadro, hay un texto donde se critica a los vecinos que pagan una tarifa reducida y "esperan recibir un servicio de electricidad como el de Suiza".

"Soy tan oligarca que no entiendo el chiste, menos después de 9 días sin luz"

"Daniel Paz lleva décadas siendo polémico fundamentalmente por no ser gracioso"

"Cuando fue el choque de trenes en Once, Daniel Paz pidió ´ayudar´ en vez de buscar culpables. Empleado del año"

"El dibujante Daniel Paz tendrá que salir a dar la cara y pedir perdón por burlarse de la gente sin luz"

"Daniel ´Algo Habrán Hecho Para Que Les Corten La Luz´Paz"

"¿Quién pidió que la tarifa sea como la de Bruslavia del Norte? Patético Daniel Paz, caricaturizó la estúpida ineficiencia kirchnerista"

Estas son algunas de las cosas expresadas por Twitter por centenares de usuarios. Daniel Paz se caracteriza por hacer lo que le dictan quienes le bajan línea política y utiliza los mismos argumentos que esas empresas monopólicas que durante una década recibieron los favores del kirchnerismo. En cuanto a Página 12, o "Boletín 12" como se lo denominó en la red social del pajarito, ¿qué decir? Un pasquín de cuarta categoría que nada tiene que ver con el diario fundado por Jorge Lanata a fines de la década del 80. Para decirlo con todas las letras, un fascista trabajando en un diario fascista.