30 de diciembre de 2013

Cortes de luz y desgobierno kirchnerista


La ola de calor que sufre la Argentina dejó al descubierto, una vez más, el desgobierno al que estamos sometidos desde hace una década. Como en todas las áreas vitales en las que se juegan intereses multimillonarios, el relato "K" inventó una nacionalización de los recursos primarios (por ejemplo el engaño de YPF, con bombos y platillos), cuando en realidad no hizo más que regalar a los monopolios internacionales los recursos básicos que ninguna nación soberana entregaría. Para colmo, los mentirosos entes reguladores brillaron por su ausencia durante esta década, y ahora directamente han "desaparecido". Cuando miles de argentinos padecen los cortes de luz desde hace semanas, el secretario de energía, Daniel Cameron, juega al golf en el country Boca Ratón de Pilar.


Y la presidente de la Nación, Cristina Kirchner, descansa en cualquiera de sus faraónicas mansiones en El Calafate, absolutamente ajena al sufrimiento del pueblo, como lo ignoró junto a su marido Néstor y su ahora seguidor a ultranza, Ibarra, cuando fue Cromañón, o como lo repitió durante la masacre ferroviaria de Once, y cada vez que las papas queman en el país.





Eso, claro, sin olvidar que su última aparición en público, ya desatada la crisis por el alzamiento policial, fue bailando en su "fiestita" en Plaza de Mayo, con músicos adictos llevándosela en pala y rodeada de los que ahora están más borrados que un dibujo mal hecho.


Pero la realidad es diferente. Es la que está reflejada en las siguientes fotos, tomadas por compañeros fotoperiodistas de diarios y agencias, que en algunos casos han sufrido golpes por llevar adelante sus trabajos. También hay algunas capturas de canales televisivos.