29 de octubre de 2013

Lo que el kirchnerismo no quería mostrar


Aunque la derrota del kirchnerismo en el país fue abrumadora en los principales distritos del país y el partido de gobierno perdió nada menos que 3.951.120 de votos con respecto al 2011, la orden impartida desde la Casa Rosada era minimizar el triunfo opositor, el surgimiento de nuevas fuerzas y la caída estrepitosa del delfín de Cristina Fernández de Kirchner, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. Para eso, integrantes del gabinete nacional, jefes de bancada y referentes del cristinismo, se juntaron en el bunker donde casi no había partidarios y comenzaron a "festejar" cuando se prendieron las cámaras de televisión. Sin embargo, un fotógrafo de la agencia DyN , con gran pericia profesional, tomó la instantánea que nadie esperaba, segundos antes del "entusiasmo ordenado desde arriba para mostrar en las pantallas".

El propio director de la agencia, Hugo Grimaldi, subió a su cuenta de Twitter la foto: "Lo que no se vio por TV. Esta imagen de @agenciadyn , momentos antes del festejo impostado. Todo un documento", tuiteó el periodista. Alli se ve la cara casi desencajada del ministro de Defensa, Agustín Rossi; también miradas perdidas como las de Carlos Heller, Martín Insaurralde, Julián Dominguez y Daniel Scioli; cabezas gachas como la de Omar Viviani; y hasta un rostro de "¿qué hacemos acá?" del vicepresidente Amado Boudou, presidente de la Nación en ejercicio, por enfermedad de Cristina Fernández. Esta es la verdad que el kirchnerismo quiso ocultar. El "relato" es falso.