25 de octubre de 2013

Barenboim y Argerich, la dupla de ensueño


Por Humberto Acciarressi

La temporada 2014 del Teatro Colón tendrá varios protagonistas de alto vuelo y, en palabras de su director general y artístico, Pedro Pablo García Caffi, estará marcada por características que buscarán "un encuentro de la modernidad con la tradición". Entre los artistas de lujo se contarán Martha Argerich (tocó por última vez en el Colón hace 8 años), Daniel Barenboim y el pianista chino Lang Lang. Pero habrá otras veladas excepcionales. En una, Argerich y Barenboim formarán una especie de equipo de los sueños, y en otra, el director estará junto a Les Luthiers, en lo que será la segunda presentación del grupo en el máximo escenario musical argentino.

En fríos números y en el marco de la temporada lírica, el del Colón tendrá unas 200 producciones en el 2014, de las cuales el 70% son argentinas cien por cien, entre ellas el estreno de Calígula (basada en la pieza teatral de Albert Camus), El barbero de Sevilla (con puesta de Mauricio Wainrot), Requiem for a Nun (de Oscar Strasnoy, con libreto inspirado en la obra de William Faulkner) y Tristán e Isolda con la dirección del propio Barenboim. Por lo anunciado ya se sabe que éste dirigirá a Argerih con piezas de Beethoven, en compañía de la West Eastern Divan Orchestra el 3 de agosto, y el 5 del mismo mes ambos tocarán a dos pianos. El 9 habrá otra inusual combinación de estrellas argentinas, que será cuando Barenboim y Les Luthiers tengan a su cargo La historia del soldado, de Stravinsky, y El carnaval de los animales, de Saint-Saens.

Hay que destacar que hace pocas semanas, Barenboim y Argerich ofrecieron conciertos juntos en Berlín, donde -además- aprovecharon para charlar con periodistas sobre su antigua amistad, que se remonta a cuando tenían seis o siete años y se conocieron jugando...debajo de un piano. Fue en la casa de un judío austríaco emigrado a la Argentina, en cuya casa se hacía música de cámara los viernes. "El tocaba violín y su mujer hacía un strudel de manzana extraordinario", evoca Barenboim, y Martha añade: "Fantástico". Tan fantástico, añadimos nosotros, como el encuentro entre ambos, que los porteños ya esperan para agosto del año que viene.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)