30 de diciembre de 2009

Chicos adictos a los videojuegos


Por Humberto Acciarressi

Para evitar la llamada "adicción a las pantallas", una asociación española acaba de aconsejar a los padres que limiten a sus hijos la diversión de videojuegos. El plazo máximo debería ser dos horas por día. Lo que no están en condiciones de asegurar es el nivel de ira que pueden alcanzar los pequeños, cuando su papá, en un exceso de nostalgia, lo invite a jugar al balero, a las bolitas, a las figuritas o a la rayuela. Puede que, al lado de los chicos exigidos a dejar sus videojuegos, los muertos vivos de la película "Exterminio" parezcan más inocentes que Winnie The Pooh. Pero el fin perseguido es que no entren en el..."¿¡botellón electrónico!?" (ustedes perdonarán, pero se llama así) y que se conecten con la realidad (cuando la conozcan pueden ocurrir que vuelvan corriendo al videojuego).

Pero la entidad española va más allá y recomienda que no se le compren juguetes bélicos, ni que tengan piezas pequeñas que puedan introducirse en la boca "y otros oriificios naturales" (juro que los definen así), ni que funcionen a gasolina, a nafta, a electricidad, ni que tengan dardos o flechas, ni... Tampoco le compre una pelota, ya que pueda romper un vidrio y decapitar al hermano; o una muñeca, porque puede definir su perfil de asesino serial. Pero hay algo que jamás debe hacer un padre. Si su nene, privado de videojuegos, le dice "vamos a pasear", nunca le conteste: "Ahora no querido. Estoy chateando". En el proceso por asesinato, el chico podrá alegar legítima defensa.

(Publicado en la "Columna del editor" de La Razón, de Buenos Aires)

29 de diciembre de 2009

Stagger Lee


"Sé que estas canciones no le van a gustar a todo el mundo, y que se necesita estómago para escuchar algunas de ellas...pero mis canciones, o nuestras canciones, me encantan. Viven en la periferia, a remolque de otras. Están apiñadas en la parte trasera del ómnibus, fumando y burlándose de las demás canciones"

Nick Cave

24 de diciembre de 2009

Facebook y los divorcios

Por Humberto Acciarressi

"Te espero en la rotonda de Firestone a las 10 de la noche. Vení bañada". Una frase de este tipo, escrita en un muro de Facebook, puede llevar de cabeza al divorcio del comentarista o del comentado, si creemos a un estudio realizado en Gran Bretaña. Nada menos que un 20% de las separaciones conyugales se deben a eso, aseguran los investigadores, aunque tal vez con más scotch que el recomendado en sus venas. Y la regla la aplican a Twitter y MySpace.

Más allá de las fantasías virtuales y la credibilidad de una investigación focalizada a un área limitada y a un número escaso de usuarios de redes sociales (sólamente FB tiene 350 millones a escala planetaria), no embromen: se separan quienes tienen que hacerlo, aunque la excusa sea que X se lava mal los dientes o que Z le dedica mucho tiempo al perro. Facebook, Twitter y compañía, apenas muestran que otros mundos -así sean virtuales- están allí, al alcance del teclado. Y en ese sentido desnudan carencias de millones.

Echarle la culpa a las redes sociales es casi tan básico como cargar contra la ley de gravedad porque un tipo saltó de un piso 20 y terminó convertido en ketchup en la vereda. "Mi marido nos golpea a mí, a los chicos y al gato, dice que me odia y yo lo detesto, cuando sale me ata al pie de la cama con una cadena, y yo espero que haga efecto el veneno que le voy poniendo en el café, pero me quiero divorciar porque está en Facebook". Si alguien confiesa honradamente eso en un estrado judicial, que me diga dónde quiere el monumento.

(Publicado en la "Columna del editor" de La Razón, de Buenos Aires)

23 de diciembre de 2009

No son cuchillos en los dientes...

A veces hacemos un paréntesis. A veces nos recluimos en nosotros mismos y nos estudiamos minuciosamente buscando alguna quimera. A veces escrutamos los rostros de la gente porque sabemos que alli suele estar la verdad, o esas verdades relativas de las que se compone el mundo. A veces las nostalgias se reiteran tanto, que necesitamos sumar otras nuevas a nuestros repertorios, aunque sea nomás para cambiar los escenarios.



La musa es una sola musa
o es una serpiente de muchas cabezas,
los buscadores de promesas,
la tientan con cerveza,
si se va puede volver, el día menos pensado,
para darle su consuelo, al poeta mal hablado.
No son mujeres ausentes,
no son cuchillos en los dientes,
no son martes de carnaval de Brasil,
(Las musas no son) canciones urgentes,
no son asuntos pendientes,
no son martes de carnaval de Brasil,
(Tristeza não tem fin)
Habrá que desenvainar las espadas del texto,
Y escribir una canción aunque no haya algún pretexto,
y dedicársela al primero que pase caminando,
al que se quedó pensando, al que no quiere pensar,
al olvido selectivo, a la memoria perdida,
a los pedazos de vida que no vamos a perder... jamás.
No son mujeres ausentes,
no son cuchillos en los dientes,
no son martes de carnaval de Brasil,
(Las musas no son) canciones urgentes,
no son asuntos pendientes,
no son martes de carnaval de Brasil.

Chicos y palomas en la Buenos Aires de 1930


18 de diciembre de 2009

Los Screen Tests de Andy Warhol

Con músicas varias, en varios videos pueden apreciarse algunos de los legendarios Screen Tests de Andy Warhol. Los hay con los rostros de Paul America, Edie Sedgwick, Richard Rheem, Ingrid Superstar, Lou Reed, Jane Holzer, Billy Name, Mary Woronov, Freddy Herko, Ann Buchanan, Susan Bottomly, Nico y Dennis Hopper. Como ya sabés, las tomas -originalmente mudas y en plano estático, capturadas con cámara de 16 mm en blanco y negro - fueron realizadas en la legendaria Factory a comienzos de los años 60. Una perlita. Aquí el de Nico

El encanto del recital en vivo


Por Humberto Acciarressi

En estos meses que corren, Buenos Aires se convierte en una de las mecas de los recitales masivos en estadios como River y Vélez, o las presentaciones en teatros, bares famosos por su convocatoria, y naturalmente el Luna Park o el Club Ciudad. Charly, Spinetta, Calamaro o Cerati, hasta AC/ DC, Depeche Mode, The Killers, las presencias masivas en los shows del Indio Solari y de casi todos los grupos argentos en festivales como el Pepsi Music, etc, etc, hasta la llegada en breve de Coldplay, Metallica, y casi confirmados los Guns, hay para cualquier gusto y precio. En fin, todos felices comiendo perdices, menos la ya famosa Vecina que provocó la casi suspensión de varios shows.

Lo cierto es que en medio de una crisis de la industria discográfica (lo que la obliga a cambiar de formatos o maneras alternativas de vender) el encanto de los recitales en vivo (la cantidad de gente no altera lo que queremos apuntar) permanece firme en Buenos Aires. Platea o campo, rock barrial o bandas tributo, la aristocracia del pop o la profundidad del mejor rock del país, reggae o post-punk, supergrupos internacionales o cantantes que vienen a alimentar su ego con uno de los mejores públicos del mundo, generan pogos o palmas -según el público- en un ritual colectivo que no tiene parangón. Es cierto que hay músicos y otros bobos que critican ese folclore del público argento. Doble contra sencillo que, como Faustos con guitarra, cambiarían su alma por una noche en el escenario de River, con miles en el campo, meta pogo y lo que pinte.

(Publicado en la "Columna del editor" de La Razón, de Buenos Aires)

Imagen satelital del estadio Monumental de River Plate, en una captura del Google Maps. Se pueden ver los preparativos de un recital.

15 de diciembre de 2009

Miles Davis para coleccionistas


Este fue un año pródigo en novedades para los amantes del jazz en general y de uno de los grandes de la trompeta, el casi inigualable Miles Davis. En primer lugar, fue reeditado el legendario Kind Of Blue a cincuenta años de su lanzamiento y considerado el álbum más importante de la fructífera carrera del músico de Santa Mónica. No es un dato menor que en París se haya inaugurado, en su homenaje, la muestra We want Miles. Este evento conmemora el sexagésimo aniversario de la primera presentación del artista en París. La exposición parisina está considerada como la más grande realizada hasta el momento sobre el músico. En la misma pueden verse objetos personales tales como prendas de vestir, instrumentos, fotos, partituras y grabaciones no comercializadas, la mayoría de los cuales fueron prestados para la ocasión por los herederos de Miles.


El curador de la muestra, Vincent Bessières, manifestó que no sólo se pretendió rendir un homenaje al artista, sino también despertar el interés por el jazz entre los más jóvenes, especialmente a través de una de las figuras más significativas del género. Según el especialista en Davis, We want Miles reúne las dos características esenciales para enganchar al público con un género: la música y la historia de un artista. En principio, aunque existen posibilidades de prolongarla, la exposición es hasta enero de 2010.

Pero no sólo a esto se limitan las noticias sobre Miles en este año que concluye. Días atrás fue lanzada la caja con toda la discografía que Davis editó en el sello Columbia, donde el artista grabó 52 álbumes. Esta colección viene acompañada por un DVD que registra los momentos más sobresalientes de Live in Europe 67, con fragmentos de sus conciertos en Estocolmo y Karlsure junto al quinteto que Miles formó con Wayne Shorter, Herbie Hancock, Ron Carter y Tony Williams. Y como si esto fuera poco, un libro.

11 de diciembre de 2009

Dos locos en un shopping


Por Humberto Acciarressi

Si estás parado frente a un shopping con el sólo objeto de hacer un estudio de campo -afirma una investigación- podrás verificar por lo menos dos cosas. La primera, muchos hombres corriendo hacia afuera como si dentro se le hubiera soltado la cadena a King Kong o hubiera aparecido un Alien con inclinaciones a los centros comerciales. La segunda observación comprendería a mujeres desesperadas sin saber qué vidriera mirar, con las manos llenas de plata para gastar en cualquier cosa (entiéndase bien: "cualquier cosa") que las haga feliz hasta el siguiente comercio.Desesperación por huir en un caso; ansiedad por permanecer y gastar en el otro. Bah, nada nuevo bajo el sol de acuerdo a un estudio.

Para un tal Kruger (que su nombre de pila sea Freddy es una falacia para desacreditarlo), ese comportamiento dual lindante con los instintos más primarios, no son otra cosa que eso: reminiscencias inconscientes de los tiempos de Adán y Eva. O mejor dicho, de cuando la pareja ya había tenido sus encuentros eróticofrutales. Ellos se dedicaban a la caza y ellas a la recolección. Ergo (ciencia mediante) los hombres corren, las mujeres compran (¿¿..??). Lo más lindo es que el investigador asegura que este descubrimiento ayuda a comprender mejor al otro sexo. No dice por qué. En realidad, entre un hombre que sale corriendo de un shopping y una mujer que consume más que un parásito de película clase B, casi no hay lugar para la comprensión.

(Publicado en la "Columna del editor" de La Razón, de Buenos Aires)

7 de diciembre de 2009

Hunter Thompson: cenizas al viento


Cuando Hunter Stockton Thompson escribió aquel artículo ahora famoso titulado "El Derby de Kentucky es decadente y depravado" para una revista deportiva casi desconocida y re-inventó (en realidad no hay nada nuevo bajo el sol) el llamado periodismo gonzo, ni se imaginaba lo que vendría más tarde. Estoy preparando un trabajo sobre algunos de sus escritos, de manera que dejemos para dentro de poco algunas apreciaciones sobre la obra de este periodista estrella de la Rolling Stone, autor de libros como "Miedo y asco en Las Vegas", "Los Angeles del Infierno", "Días de Ron", "Mescalito", y varios etcéteras. Poco después de saltarse la tapa de los sesos el 20 de febrero de 2005, la Rolling Stone publicó la que sería su nota de despedida. En ella, breve, decía entre otras cosas: "No más juegos. No más bombas. No más caminar. No más diversión (...)Relájate: esto no va a dolerte". Sus cenizas fueron disparadas al cielo con un cañón que él mismo había diseñado, mientras por altoparlantes se oía "Mr. Tambourine Man" de Bob Dylan. Su amigo Johnny Depp pagó la ceremonia, en la que también estuvieron -entre otros- Bill Murray y Sean Penn.

3 de diciembre de 2009

Te amo: contestame en un mes


Por Humberto Acciarressi 

Hay muchas frases que a uno le gustaría escuchar. Por ejemplo: "El gobernador le conmutó la pena", si ya te está corriendo la bolita de mercurio por la sangre, podría ser un clásico. O "le dije cinco años de tratamiento, no cinco minutos de vida", manifestada por un médico a su paciente, no es menor. "No se preocupe, no es rabioso", escuchada mientras tenés un perro colgado por los dientes de tu brazo y con ganas de pasar a la yugular, no es muy convincente. Sin embargo hay una frase que puebla con entusiasmo la vida y el arte. Apenas consta de dos vocablos, pero de una contundencia abrumadora para quién la dice y para quién la recibe: "Te amo" (yo a vos no lector; esa es la frase).

El asunto es que, contrariamente a quienes dicen que los hombres "sólo pensamos en eso (ridículo eufemismo por el acto sexual)", en verdad es que somos quienes pronuncian más rápidamente la frase de marras. Lo decimos a los siete meses, mientras que ellas tardan un mes más. Por lo menos así lo revela (¡¡..!!) un estudio pedido por la revista inglesa Stella. Lo más lindo es que los investigadores (ustedes perdonarán, pero de alguna forma hay que llamarlos) señalan que las mujeres se toman 30 días más que sus parejas porque son realistas y menos apegadas a las emociones. Pero muchos sociólogos dicen que hay casos de mujeres que presionan a sus hombres a decirles "te amo". En fin: basta de cháchara bizarra. Dejá fluir las dos palabras mágicas. Y si fallan, siempre nos quedará Paris.

(Publicado en la "Columna del editor" de La Razón, de Buenos Aires)

1 de diciembre de 2009

El mismo día, el mismo texto


En el Día Internacional de la Lucha contra el Sida: por los que ya no están; por los que le pelean a la enfermedad en el día a día; por los que combaten contra el miedo; por los que sufren discriminaciones; por los que tienen temor del "qué dirán" y lloran en silencio; por los que saben de qué se trata realmente el dolor y el desamparo; por los que le ponen alegría al sufrimiento; por los que no tienen fuerza para hacerlo; por aquellos que no se preguntan - como decía el poeta John Donne - por quien doblan las campanas, dado que saben que las campanas doblan por todos; por quienes intuyen que el Día Mundial sólo debe ser una triste metáfora, ya que la lucha continúa todos los días; por quienes acompañan y por quienes aún no encuentran la forma de hacerlo.

Por todos y para todos, el recuerdo en las palabras poético-proféticas de John Donne:

"Nadie es una isla completa en si mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia; la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente, nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti".